martes, 7 de enero de 2014

Ruinas para Warhammer 40k

Hola a tod@s, nuevo año, nuevo mini-proyecto.

Me he propuesto no acumular escenografía, pero precisamente el construir piezas de escenografía es algo que me gusta mucho, así que mi solución es construir una pieza nueva y deshacerme de una antigua (la regalo, o si nadie la quiere, la aplasto con un martillo trueno y luego la tiro al contenedor de reciclaje adecuado).



Para este proyecto, me he basado en los planos que podéis encontrar en Confessions of a 40K addict. Sí, ya se, tengo que ser menos perezoso y hacer yo mismo los planos, pero es que estos son muy chulos. Echad un vistazo a la web, encontraréis planos que no son muy complicados, se construyen rápido y quedan muy bien en la mesa...
Usé cartón-pluma para el edificio, y es que aunque particularmente me gusta más usar PVC espumado, lo cierto es que por mi trabajo tengo toneladas de cartón-pluma así que, me decanté por él.

Sobre los planos hice los cortes de las fachadas y luego los rompí dando la forma de edificio destruido. Hice también con un trozo de cartón pluma el suelo de la primera planta, bajo el mismo pegué unos trozos de cerilla de barbacoa simulando vigas de madera, hubiera quedado mejor si hubiera usado perfiles de Evergreen, pero la idea era hacerlo todo con lo que tenía por casa.

Si usáis esos planos, os recomiendo que los sobre-escaléis un poco, ya que el techo de la planta baja queda muy bajo. Entre los cascotes y la altura justa, un marine con espada sierra no cabe si levanta un poco el brazo. Un marine del Caos, tampoco si lleva cuernos en el casco. También podéis poner el techo un poco más alto. Usar una miniatura como referencia ayudará mucho.



Para la base, descarté el usar cartón-pluma, ya que tengo comprobado que con el tiempo se comba haciendo que la escenografía baile en la mesa. No tenía suficiente madera de balsa, que va muy bien para estos menesteres, así que probé por primera vez el usar una plancha de PVC espumado, y la verdad es que estoy muy contento con el resultado. Voy a usar este material mucho más, es muy versátil y no es muy caro si sabes donde comprarlo.

El suelo de la primera planta lo hice tallando baldosas directamente en el cartón (aquí si hubiera usado PVC hubiera sido mejor). El de la planta baja lo hice haciendo pequeñas baldosas de cartón y pegándolas una a una. Todo este trabajo quedó oculto bajo los escombros, pero me gusta saber que bajo esos cascotes hay un suelo que se puede entrever por los huecos limpios.


Añadí una mezcla de escayola, cola de carpintero y agua para tapar huecos y dar textura a algunas zonas como los pilares de los arcos y la esquina de la casa.

Lo siguiente fue los trozos de techo que cayeron de una planta a otra, trozos irregulares de cartón-pluma que distribuí por las dos plantas, también puse algunos trozos más de cerilla de madera para representar los trozos de viga rotos que cayeron en el derrumbe.



A continuación, puse tierra de grano medio (como la de GW) por diferentes zonas, luego usé piedras de acuario para simular cascotes y por último usé una arena finísima que distribuí de forma general.

Las ruinas están listas para su pintado, en la siguiente entrada os enseñaré cómo ha quedado.