miércoles, 15 de enero de 2014

Primer proyecto de 2014

Hola a tod@s,

Ya terminé mi primer proyecto de 2014, en realidad lo terminé al día siguiente de la publicación del artículo anterior, pero hasta ahora no he tenido tiempo de hacer las fotos y escribir este artículo.

En el último minuto decidí cambiar la forma de pintar estas ruinas. La idea era utilizar el aerógrafo y finalizar con efectos usando óleos. Pero al final me decidí por hacerlo todo a pincel y sin usar óleos. Quería saber qué podía hacer en poco tiempo y con pocos recursos. Ya que usé materiales de deshecho para construirlo, por qué no usar lo básico para pintarlo.

Los diferentes tonos hacen que disfrute de una gran gama cromática y añade realismo
La idea era hacerlo rápido y maximizar el resultado, la clave: las texturas...

Toda la pintura que usé es una mezcla de acrílico (marca Americana) agua y cola blanca. Usé negro, blanco, hueso, verde, cyan, gris lobos espaciales y un par de tonos de marrón.

La primera capa, marrón y negro; una capa generosa cubriéndolo bien todo e incidiendo en los recovecos.


Una vez seca la pintura comencé por la fachada, primero en hueso, luego en hueso aclarado con blanco. Los detalles en gris. Aquí, con la pintura diluida fui desde picando con un pincel mediano en diferentes partes de la fachada y haciendo chorretones de arriba a abajo; usé diferentes tonos: blanco, marrón, gris, etc. todos mezclados en diferentes proporciones para dar una gran variedad y textura. También con una mezcla más oscura pinté las zonas en las que se concentra la humedad.

Sí, lo sé, la unión del friso canta mucho, solución: impacto de proyectil y agujero generoso
Las paredes interiores las pinté con verde + cyan + blanco, dando ese aspecto de verde de hospital, viejo y descolorido. Usé las mismas técnicas que con la fachada pero no de forma tan intensa.


A continuación pinté lo que menos se ve: Las baldosas del suelo. Las pinté de un blanco tirando a gris.

Para los cascotes, usé gris con un toque de marrón; primero una capa base y a continuación pincel seco tanto del gris aclarado con hueso como con gris lobo espacial (o como se llame ahora) dependiendo de la zona. Todo esto combinado con lavados con marrones (tinta o pintura) mezclados con negro. Algunos de estos lavados los llevé también a la fachada y a las paredes interiores para dar un poco de contraste o simplemente para guarrear más :)

Las baldosas apenas se ven por los escombros y la capa de polvo, pero están ahí. Hay que pintarlas, da realismo
Las vigas, aunque son de madera hay que pintarlas, si no queda raro y choca con el conjunto

Las vigas las pinté con diferentes marrones y marque las vetas con un lavado de tinta marrón.

Para finalizar, usé pigmentos gris y arena para que la sensación de que hay polvo por todas partes fuera lo que le diera el toque de realismo, aunque de este modo perdiera contraste, creo que vale la pena.






Mi siguiente proyecto: una pequeña colina con un par de paredes en ruinas que acabará con la más cutre de las colinas pequeñas que guardo en mi caja de escenografía.